Así Comenzó

«“El sentido de este Festival de Jazz alemán es presentar, una vez al año, algo de lo mejor que Alemania tiene que ofrecer, y como lugar para hacerlo se eligió a Frankfurt.»

asi_stacks_image_34

Estas fueron las declaraciones, que hoy suenan un tanto torpes, de Olaf Hudtwalcker con motivo de la inauguración del Primer festival de jazz el 03 de mayo de 1953 en el escenario del Franz Althoff Bau en Frankfurt.

Ha transcurrido medio siglo, una vida tan larga y rica en acontecimientos no le había sido concedida hasta ahora a ningún otro festival. Los festivales de jazz han proliferado entretanto mucho en Alemania y en Europa. Pero éste de Frankfurt es un caso único. El festival de jazz alemán de Frankfurt es el festival de jazz más antiguo del mundo en cuanto a su continuidad. Desde 1953, Frankfurt ha sido escaparate y símbolo de las metrópolis del jazz, una reputación de la que aún disfruta hoy en día.

Two Beat Stompers

Two Beat Stompers

El festival fue fundado por Horst Lippmann, a la sazón hotelero, percusionista y exponente de la Federación alemana de jazz. En los primeros tiempos del jazz después de la guerra, Lipmann era un entusiasta animador que estaba detrás de casi cada presentación de jazz. A partir de 1955, Lipmann encontró en Fritz Rau a un colega igualmente comprometido. Ambos organizarían más tarde una de las agencias de conciertos más grandes de Europa. En 1951, una Asociación reunida en torno a Carlo Bohländer, Hans Otto Jung y Emil Mangelsdorff celebraría su décimo aniversario. Mangelsdorff ya había vivido y tocado jazz en los años de la guerra como parte integrante de un grupo juvenil underground. Por eso Lipmann organizó un primer gran concierto con los mejores músicos y bandas de Frankfurt. Esa celebración fue tan exitosa que un año después también se organizó un encuentro sobre jazz. Cuando la metrópoli sobre el río Main fue elegida en 1953 como sede de la Federación alemana de jazz, Lipmann aprovechó la oportunidad y convirtió el festival de jazz de Frankfurt en el festival de jazz de Alemania, a la sazón con representación exclusiva en todo el país.

Algunas cosas de esos primeros tiempos del festival, que el periodista Jürgen Schwab ha documentado en los audios de este website, parecen un poco prosaicas vistas desde la perspectiva del año 2003. Por entonces, en 1953, el acontecer jazzístico de Frankfurt era la punta de lanza de la juventud progresista de Alemania. El festival se convirtió cada año en el acontecimiento jazzístico de la República Federal y de él partieron impulsos esenciales del jazz en Alemania. La idea originaria del festival era representar al jazz alemán. Y no había ningún músico alemán importante que no tocara en el festival de Frankfurt. Con el surgimiento de otros festivales en los años sesenta se modificaron algunas coordenadas, pese a toda la continuidad que todavía hoy es propia de este dinosaurio de la organización de eventos.

Algunas cosas de esos primeros tiempos del festival, que el periodista Jürgen Schwab ha documentado en los audios de este website, parecen un poco prosaicas vistas desde la perspectiva del año 2003. Por entonces, en 1953, el acontecer jazzístico de Frankfurt era la punta de lanza de la juventud progresista de Alemania. El festival se convirtió cada año en el acontecimiento jazzístico de la República Federal y de él partieron impulsos esenciales del jazz en Alemania. La idea originaria del festival era representar al jazz alemán. Y no había ningún músico alemán importante que no tocara en el festival de Frankfurt. Con el surgimiento de otros festivales en los años sesenta se modificaron algunas coordenadas, pese a toda la continuidad que todavía hoy es propia de este dinosaurio de la organización de eventos.

Olaf Hudtwalcker (izquierda) y Horst Lippmann (derecha), los pioneros del festival alemán de jazz.

Olaf Hudtwalcker (izquierda) y Horst Lippmann (derecha), los pioneros del festival alemán de jazz.

La radio de Hessen (Hessische Rundfunk, hr), que estuvo involucrada desde el comienzo, grababa y emitía los conciertos. Y no sólo ella, sino casi todas las estaciones de radio de Alemania, también la AFN y la BFN, estaban representadas en 1953. La participación de la hr en este festival no ha dejado de amentar. Desde 1967 con el acompañamiento de una nueva redacción de jazz recién organizada. En 1984, la hr se convirtió en el organizador del festival, y lo ha seguido siendo hasta hoy, desde 1990 con la ciudad de Frankfurt como centro fijo. Desde principios de los años noventa el festival vuelve a tener lugar cada año, como en su primera década de existencia. Como el festival de Frankfurt, desde los años sesenta hasta finales de los ochenta, subía al escenario en dos turnos anuales, será la edición 34 del festival la que celebre su 50 aniversario, del 03 al 05 de octubre de 2003 en la sala de emisiones de la hr.

El festival de jazz alemán de Frankfurt tuvo ya en sus inicios un carácter específico que ha conservado hasta hoy (bajo el equipo de programadores de Ulrich Olshausen y Peter Kemper, completado desde hace cinco años por Günther Hottman). Parte de su perfil especial consistía en posibilitar a los músicos alemanes más importantes ciertas producciones fuera de la rutina cotidiana y confrontarlos con celebridades jazzísticas europeas y de fuera de Europa (inicialmente sobre todo de los Estados Unidos ), en proyectos especiales que sólo se ofrecían allí y daban al festival la imagen de encuentros de músicos y premiere de conciertos. Allí se hermanaron –algo hasta entones impensable en cierto modo – el saxofonista negro Archie Sheep con el trompetista Chet Baker. El contrabajista alemán Eberhard Weber conoció al saxofonista estadounidense Pharoah y al intérprete de kora Foday Musa Suso, de África occidental. Ningún otro festival multicultural alemán ha producido tantas combinaciones como el de Frankfurt. Un festival que ha sido plataforma de innumerables proyectos en los que Albert Mangelsdorff consolidó su reputación de “maestro mundial del trombón” y Frankfurt su imagen como metrópolis abierta al mundo.

Caterina Valente y Silvio Francesco

Caterina Valente y Silvio Francesco

Como festival subvencionado, que no funciona según cálculos comerciales, el de Frankfurt ha cumplido siempre con su objetivo de promocionar músicos jóvenes y proporcionar a los talentos de Hessen, Alemania, Europa y Ultramar un foro de grandes candilejas. El saxofonista Christof Lauer, oriundo de Frankfurt, hoy en día uno de los mejores saxofonistas de Europa, dio sus primeros pasos en el festival de Frankfurt. El festival de jazz de Frankfurt ha demostrado ser el catalizador que posibilita esos ascensos.


Guenter Hottmann